Santa Clotilde

Parroquia Asunción de la Virgen María

El Puesto de Misión Santa Clotilde – Rio Napo esta ubicado en la región Loreto, Provincia Maynas comprende los distritos del Napo y Torres Causana. Acompañamos al pueblo a través de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción a cargo de los franciscanos (Provincia de los XII apóstoles, del Perú) desde marzo del 2015. Esta parroquia comprende por una parte 36 comunidades nativas (Alto Napo) y por otra 82 comunidades nativas y campesinas (Medio y Bajo Napo), que en total hacen 118 comunidades, fuera de los 10 barrios que existen en la sede distrital del Napo, Santa Clotilde. La población entre ambos distritos suma aproximadamente 22 mil habitantes (Napo 15 mil habitantes y 7 mil habitantes de Torres Causana, según los datos del Centro de Salud de Santa Clotilde). Son gente sencilla, solidaria, hospitalaria, heredera de varias culturas ancestrales como los Secoya (2%), Arabelas (2%), Huitotos o Murui Muinane (7%), Maijunas (2%) y Kichwas (54%) y el resto población urbana, mestiza.  Todas estas comunidades están extendidas a lo largo y ancho de la cuenca del Rio Napo y sus afluentes como el río Tambor, Arabela, Curaray y otros.

La acción pastoral comprende la atención de 10 barrios en la zona urbana a través de la catequesis, misa dominical y celebraciones de las fiestas principales de la Iglesia. Y las visitas a las 118 comunidades de la zona rural se dedican a la formación de animadores cristianos, acompañamiento pastoral, sacramentos y formación en valores, derechos, talleres psicológicos y ecológicos.

Equipo misionero

Francisco Javier Miranda
Sacerdote Franciscano OFM

Pedro Palomino Casazola
Diácono Franciscano OFM

Jaime Marreros Tananta
OFM

Ana Laura Ramírez Aguilar
Sierva de Jesús Sacramentado

Vianey Ambriz Núñez
Sierva de Jesús Sacramentado

María del Socorro Ramos
Sierva de Jesús Sacramentado

María Sonia Rivera Martínez
Sierva de Jesús Sacramentado

Gabriela Filonowicz
Misionera laica

Reseña Histórica

A 237.3 millas de Iquitos, sobre una elevación de la ribera derecha del río Napo, se alza el pueblo de Santa Clotilde. Creado capital del distrito del Napo, en 1942, Santa Clotilde era una granja experimental que el gobierno peruano cedió a la misión. Hoy es un importante centro de apostolado.

Llegado de Iquitos el 29 de diciembre de 1945, el R.P. Alejandro Duphily partió a Santa Clotilde para preparar la venida del R.P. Juan-Bautista Langlois que llegó por primera vez, el 12 de Abril de 1946. El Hermano Magloire Chaboty la Srta. Lucía, hermana del Padre Juan-Bautista, le acompañaban. Un aserradero mecánico fue instalado con el objetivo de preparar el material de construcción. Construir una iglesia era sin duda la primera preocupación. Con un plan aprobado por el Prefecto Apostólico, el P. Juan-Bautista no tardó en alzar el armazón. Sin embargo, la falta de material le obligó a suspender los trabajos, que fueron terminados por el R.P. Bartolo Charbonneau durante las vacaciones en el Canadá del P. Juan-Bautista en 1951.

La buena voluntad no es el único requisito que mueve la realización de una obra. Más de una vez el P. Juan-Bautista lo experimento. La inconstancia de la gente ocasionó sensibles demoras en las construcciones en marcha. Más ilusionados por las promesas de fortuna de la explotación del palo rosa, la población abandonó todo para lanzarse a cuerpo perdido a esta nueva industria. El pobre padre debía resignarse a esperar. Disponía de un buen tractor para sacar los troncos de árboles del río, ¿pero qué hacer si los troncos no están cortados?

Al mismo tiempo que ver por la Iglesia, se disponía la construcción de una casa para recibir a las religiosas misioneras de Nuestra Señora de los Ángeles. Su llegada, en abril de 1951, creó la necesidad de construir una escuela que iban a dirigir ellas mismas. Por esta misma razón incontrolable de falta de materiales, el padre fundador pudo solamente realizar el armazón de ésta. Una escuela interina permitió a las religiosas emprender la obra esperando el día en que el R.P. Eugenio Guertin pudo por fin terminar la construcción definitiva añadiendo un internado para mujeres y un dispensario hospital. Una escuela y un internado para varones fueron realizados más tarde por el mismo misionero.

Tras un segundo regreso del Canadá, el P. Juan-Bautista traía para su misión el precioso consuelo de sus dos sobrinos, Gilíes y Guy Ferland. Estos dos jóvenes mecánicos, al igual que su tía, la Srta. Lucía, regresaron al Canadá definitivamente en el transcurso del año 1957, con el querido Padre Juan-Bautista gravemente enfermo.

Hoy, la misión de Santa Clotilde es bien organizada con su Iglesia, sus religiosas, sus escuelas e internados, su sala parroquial, su dispensario, su aserradero, su generador eléctrico, su radio emisora instalada por el p. Juan-Bautista, y su magnífico bote de 20 toneladas, construido por el mismo Padre y sus sobrinos. Fue el R.P. Euclides M. Riopel quien asumió la responsabilidad del puesto de misión en los años sesenta.

TRADUCCION DEL CAPITULO 111 p. 77 a p. 110 del Libro «COUPS DE RAME» de GAETAN LAVOIE O.F.M. QUEBEC 1960.