Nuevo párroco para San Pablo

“La gente nuestra venga aquí”
Según la etnia Huitoto o Murui, solo se recibe en Casa, en la Familia, en la Comunidad, a los que son “nuestra” gente. Por eso, nuestro Vicariato San José del Amazonas le dice al Pbro. Romel García Lujerio: “La gente nuestra venga aquí”.
El jueves 17 de diciembre, con gran alegría y agradecimiento a Dios, el Distrito de San Pablo de Loreto recibió al Padre Romel. Él es originario de Huarmey, Distrito de Huancayo, Provincia Áncash. Y desea compartir su vida, su fe y su vocación sacerdotal en nuestro querido San Pablo. Ha sido enviado por Monseñor Ángel Francisco Simón Piorno, Obispo de la Diócesis Chimbote, a quien le decimos gracias y le saludamos desde este rinconcito de la Amazonia.
El jueves 17 de diciembre, a las 05:30 a.m., nos dimos cita en el puerto de San Pablo: el Padre César Luis Caro Puértolas, vicario general, delegado de Monseñor José Javier Travieso Martín, Obispo del Vicariato Apostólico de San José del Amazonas; nosotras las Hermanas “Esclavas Misioneras de Jesús”; y, dos jóvenes; quienes, como dignos “embajadores”, dimos la bienvenida a nuestro nuevo párroco.
El día nos quedó corto entre largos conversatorios para conocernos, presentaciones –que, por cierto, fue recibido también por el Alcalde de San Pablo-, y la tan anhelada toma de posesión como nuevo Párroco nombrado por Monseñor José Javier.
La Misa de esa noche, fue una Celebración de múltiples acontecimientos: nombramiento del nuevo Párroco; la recepción del sacramento de la Confirmación y de la Primera Comunión de dos jóvenes; y la despedida del Hermano Raquel y de la Hermana Fátima.
Hno. Raquel Hernández Pérez, Postulante “Esclavo Misionero de Jesús”, llegó a San Pablo el año pasado, para ser exacta, el 25 de julio de 2019. Y pasó este tiempo apoyando la labor misionera de las Hermanas tanto en la Parroquia y sus Caseríos, como en la Casa San José. Sin duda, le recordaremos, Hermano, ahora que vuelve a México para continuar su formación religiosa.
Por su parte, Hna. Fátima Frías Iturralde, Juniora “Esclava Misionera de Jesús”, desde el 28 de junio de 2018 hasta el pasado 17 de diciembre del presente año, realizó con admirable entrega el servicio de responsable del puesto de misión; se le veía ya en la Parroquia, en la oficina, en los Caseríos, con los jóvenes, en la reuniones de autoridades, por las calles haciendo alguna diligencia, en el puerto esperando encomienda, en la Casa “San José” conversando con los abuelitos… en fin, una joven religiosa imparable y grandiosamente responsable, quien ahora se dispone para comenzar su tiempo de preparación para sus Votos Perpetuos, como algunos dicen, para su matrimonio con Dios.
A Hna. Fátima y a Hno. Raquel, un agradecimiento especial por su entrega y servicio, y nuestra oración. Dios les continúe bendiciendo.
Y es así como San Pablo, comienza una nueva página en su caminar: nuevo Párroco, nuevas Hermanas haciendo Comunidad… Esperen a saber después quiénes se suman a esta barca de la misión.
Desde Pebas: ¡Feliz Navidad, Hermanas y Hermanos! Porque Navidad es Jesús, el Dios que se hizo hombre para compartir con nosotros su Vida.
Hna. Rosalba Soto