Misioneros

En 2021 el Vicariato cuenta con 59 misioneros más el Obispo

11 laicos

    • 4 de Polonia
    • 1 de México
    • 3 peruanos del VASJA
    • 2 de Canadá
    • 1 de España

34 religiosas

    • 3 Misioneras Eucarísticas de María Inmaculada (MEMI), de México
    • 3 Religiosas de la Orden de Santa Úrsula, peruanas
    • 3 Misioneras de la Misericordia del Sagrado Corazón de Jesús, mexicanas
    • 4 Siervas de Jesús Sacramentado, mexicanas
    • 6 Esclavas Misioneras de Jesús, mexicanas
    • 3 Franciscanas de Jesús Crucificado, mexicanas
    • 2 Misioneras Parroquiales del Niño Jesús de Praga, peruanas
    • 1 Misionera de Jesús Crucificado, brasileña
    • 1 Hermanita de la Inmaculada Concepción, brasileña
    • 1 Franciscana de Nuestra Señora del Amparo, brasileña
    • 4 Religiosas de la Adoración, de la India
    • 3 Hijas de San Camilo, peruanas

1 religioso hermano franciscano peruano

12 presbíteros

3 presbíteros religiosos:

    • 2 franciscanos de Perú
    • 1 misionero de la Consolata, de Colombia

9 presbíteros diocesanos:

    • 5 incardinados: 3 peruanos del VASJA y 2 canadienses
    • 2 de Polonia
    • 1 de España
    • 1 de Colombia

1 seminarista en año pastoral

ACOTACIONES:

Actualmente no tenemos presencia permanente de presbíteros en ocho puestos de misión (Angoteros, Estrecho, Tacsha Curaray, Pevas, San Pablo, Orellana, Santa Rosa e Islandia). De ellos, dos (Tacsha y Santa Rosa) no cuentan con ningún misionero residente.

Los religiosos son 37 de 14 congregaciones distintas, 12 femeninas y dos masculinas. 

Tenemos 7 seminaristas:  4 en Filosofía en el seminario de Iquitos, dos en Teología en el seminario de Trujillo y uno en su año pastoral previo a las órdenes.

Contamos siempre también con la ayuda de obispos, sacerdotes y misioneros de las fronteras: Benjamin Constant  y Tabatinga de Brasil, Puerto Leguízamo y Leticia de Colombia. También del vecino Vicariato de Iquitos.

Y la corresponsabilidad de muchos  laicos autóctonos: animadores de comunidades cristianas, catequistas, familias y jóvenes, sin los cuales esta Iglesia no podría sostenerse.